miércoles, 31 de agosto de 2011

Un día.


Un día. Veinticuatro horas. Mil cuatrocientos cuarenta minutos. Había una vez un día. Un  primer día, en la vida de alguien, en tu vida, en la mía. El primer día de una relación, el primer día a pleno amor, tal vez un  día sin razón.
 Un día entero a solas,  yo conmigo misma. Un día partido en dos, medio día conmigo, medio día con vos. Yo quiero ser  un día, claro, manso, tranquilo. Un día alguien me dijo y yo, se lo creí. Siempre creo, apuesto, arriesgo, me juego, todos los días. Día tras día, sin saltearme ningún día.
 Descanso si me dejan durante el día. Sin apuros vivo, día por día. Un día al mes, lloro y me lamento todo el día. Un día al año no me alcanza con festejar, yo quiero celebrar todos los días del año.
 Un día tibio, hace muchos días atrás, yo te vi, ese día te elegí. Hoy día sigo aquí, abrazándote,  aunque un día me tenga que ir. Un día cualquiera, un día con sol, un día lejano, un día por vos.

                                                                  Silvana
                                                                      29/03/2011


2 comentarios:

L~ dijo...

Un dia en el que seguramente fuiste la persona la mas feliz de la tierra ;))

Besos y sonrisas !

http://elviajadorsecreto.blogspot.com/

Moisés Herrerías Diego dijo...

A veces un día es demasiado, y a veces es insuficiente. Muy buen texto.