viernes, 13 de abril de 2012

Hoy.


Sentí  tus ojos tristes sobre mí, en noches olvidadas, frías y desveladas, ahogados juntos en escasas letras, encubiertos en palabras sueltas, mendigando  libertad eterna.
Cumplí odiosos  convenios, nos regalamos conciertos, escondidos y sedientos, nos buceamos y encontramos sumergidos en tu mar.
Y te saboreé con los ojos, suspiré por cada poro tus ausencias y tu voz. Esperé, cual niña encaprichada, refugiada en tus elogios tu retorno siempre impuntual.
Soñé con tus dedos repiquetear letras entrampadas, empeñadas en no ser; letras deudoras con ansias de mucho más.
 Me escondí, sutilmente  me vestí de adjetivo, fingí ser un sustantivo y tras puntos suspensivos dejé traslucir mi pasión.
Guardé, tus mimos y tus acordes, me perdí en confusiones y seguí creyendo en vos.
Hoy  siento, cumplo, te saboreo, suspiro y  te espero. Sueño, me escondo, finjo y atesoro, me pierdo y creo, que en definitiva, esto se acabó.

                                                          Silvana
                                                         06/04/2012

2 comentarios:

Moisés dijo...

Nunca es fácil, pero lo has expresado maravillosamente.

Silvana dijo...

De verdad? ya podré incluir en mi Curriculum la palabra "escritora"? jajajaj